Mikel

Mikel

domingo, 27 de abril de 2014

La música

La música nos acompaña en todo momento. Mientras estudiamos, mientras vamos en coche, en la calle caminando, y sobre todo en las fiestas, donde lo más importante es la música.

La música nos conecta a niveles con los que ninguna otra obra de arte puede hacerlo. La música en nuestras vidas nos transporta con información que llega al mismo tiempo a múltiples niveles de nuestro interior; varias notas y ritmos se mezclan logrando combinaciones únicas que se graban en nosotros. La música además es capaz de despertar emociones y estados de ánimo en nosotros.

Hasta de bebés es necesario escucharla, el demostrado “efecto Mozart” dice que la música estimula a los bebés incluso antes de nacer.

¿Entonces qué nos pasa a nosotros al estar escuchando música todo el día? ¿Qué importancia tiene la música en nuestras vidas? Yo creo que mucha; Nelson Mandela en un curso que dio en Chile hace unos años dijo: “¿Quieren saber qué pasará en 5 o 10 años más? Pregúntenle a los jóvenes qué música están escuchando”.

Somos seres de costumbres, tenemos una rutina que nuestro subconsciente aplica día a día. La música además es capaz de despertar emociones y estados de ánimo en nosotros. Por eso es que tenemos la “banda sonora” de nuestras vidas, canciones favoritas que nos recuerdan a personas y momentos que queremos guardar por siempre.


Así de importante es la música en nuestras vidas.

jueves, 24 de abril de 2014

La casa de Bernarda Alba

LA CASA DE BERNARDA ALBA- PELÍCULA COMPLETA



   Muy irónica es la situación que vive España estos días, con un 20% de personas en paro, el gobierno sigue queriendo utilizar métodos de austeridad contra la ciudadanía, que poco o nada han tenido que ver en esta crisis.

   Lo peor de todo es que intentan recortar en aspectos necesarios para toda la población; les cuesta demasiado echar a los miles de consejeros enchufados (elegidos a dedo) que hay en cada ayuntamiento de España; claro, es mucho más sencillo recortar los presupuestos de la educación y de la sanidad, que perjudica a las personas menos adineradas.


¿Por qué pagamos nosotros los caprichos que un día tuvieron un puñado de desgraciados? No es justo. Cuando la mayoría de ellos deberían  estar criando malvas en la cárcel, se pasan el verano entero con sus chalets en Marbella. No es justo. La educación y la sanidad deben  ser para todos pública y gratuita. No es justo.


   No solo eso, además parece ser que intentan elevar la "marca España", queriendo invertir en un tradición (de la que la mayoría de españoles se sienten, o espero que se sientan avergonzados) que hace sufrir a los toros. Parece que es mejor priorizar esta “cosa” que el empleo.

En este país que podríamos llamar circo los ciudadanos somos payasos que constantemente nos manipulan para obtener el beneficio de los de siempre. Pero eso si, cuando juegue La Roja... ¡Viva España!

lunes, 21 de abril de 2014

El maratón vuelve a Boston

EL MARATÓN VUELVE A BOSTON

Un año ha pasado ya desde aquel grave atentado que se saldó con tres muertos y más de cien heridos; todavía en la mente de los ciudadanos americanos permanece el temor de que algo semejante pueda volver a ocurrir. Es por eso que este año se ha triplicado la seguridad en este evento: son los 42 kilómetros más vigilados de todo el mundo, con más de 100 cámaras de seguridad y alrededor de 5.000 policías.

   Aun así, todavía hay muchas personas que no se han recuperado de este duro golpe y siguen encerrándose en casa con mucho temor. ¿Quién será el que pueda decir a sus familias que no va a pasar nada? Nadie. Nunca nadie va a poder quitar el miedo que sienten estas familias al salir a la calle, ese momento de incertidumbre cuando escuchan un sonido extraño, ese momento cuando se quedan solos en la calle sin nadie a su alrededor.

    Por mucho que el asesino que queda vivo esté en prisión, no habrá condena suficiente que calme la conciencia de los afectados.

   De todos modos, cuando suceden hechos como este, la ciudadanía debe mantenerse unida, apoyándose los unos a los otros con osadía; y, es en estos momentos donde se ve la grandeza del ser humano.

Su juego

$U JUEGO

En época de bienestar, todos se echan flores por las buenas acciones cometidas. Pero hoy en día, en tiempos de crisis, nadie se responsabiliza de los desastres cometidos estos últimos años. Y es que muchos economistas han jugado (y siguen jugando) a ser dioses apostando un dineral ajeno y llevando a la miseria a muchas familias.

    Es cierto que el dinero convierte a los hombres; aquel que lo posee siente poderío y muchas veces realiza arriesgadas acciones sin pensar en las consecuencias.

    Pero no estamos aquí para justificar los errores de los banqueros; como bien dijo Mark Twain: “Un banquero es un señor que nos presta un paraguas cuando hace sol y nos lo exige cuando empieza a llover”. Los banqueros son seres que se aprovechan de cualquier situación.

    Además no creas que esos “pobres” seres pierden dinero es sus precipitadas pujas; todo los contrario, en vez de perderlo se hacen más ricos; lo peor es que el dinero lo pierde la gente de a pie que desconoce la existencia de esos seres.


    Mucho tiene que cambiar el mundo para que los banqueros y economistas dejen de gobernar. Porque si nadie les dice basta, seguirán apostando lo que no es suyo. Al final, ¿La única solución será guardar el dinero debajo del colchón?

lunes, 24 de marzo de 2014

Sobreinformacion

SOBREINFORMACIÓN


   Tanto los jóvenes como los adultos cada vez somos más dependientes de los teléfonos móviles, esa sensación de confort cuando sucede algo interesarte y poder contarlo a través del Smartphone nos está llevando a depender totalmente de ellos. Yo creo que eso va a acabar siendo más una desventaja que una ventaja.

   Más de una vez he podido observar en el metro mientras espero en al andén a todo el mundo enganchado a ese aparatito electrónico como si estuvieran en un mundo paralelo lejos de mí; mientras tuitean no se enteran si están en el metro dirección Basauri o dirección Sopelana.

    Además estar continuamente informados de que, por ejemplo, tu amigo se ha comprado las ultimas zapatillas Nike, una acción que no te interesa en absoluto, roba mucha parte de tu tiempo, que podría aprovecharse en alguna tarea más lucrativa, como por ejemplo en leer un libro o en estudiar.

   Pero lo peor es que esta sumisión no decrece, todo lo contrario, va aumentando junto a la tecnología. Todavía no sé cuál será el techo de esta adicción; y es que hoy en día la tecnología es el opio del pueblo, cada día nos untan el morro con publicidad engañosa que acaba convenciéndonos para adquirir el último IPhone, las únicas  beneficiadas de esta situación son las compañías telefónicas, ya que a que la gente se cambia de compañía para adquirir un móvil nuevo.

  Esta necesidad está convirtiendo al ser humano, es cierto que el hombre necesita la civilización para poder sobrevivir, que no es capaz de quedarse solo… ¿Pero de verdad es necesario sobreinformarnos?